Revise la sección Liturgia, donde se han incorporado las novenas correspondientes a la Fiesta Chica 2017

DOMINGO DE RAMOS EN ANDACOLLO

Los cuatro relatos evangélicos, cada uno a su manera, dan cuenta de la entrada de Jesús en la ciudad de Jerusalén en medio del entusiasmo del pueblo sencillo y la sospecha de los poderosos. Seguramente fue un hecho irrelevante, ya que no se alude a él en las acusaciones del proceso, sin embargo tenía una carga simbólica de consideraciones por lo cual la comunidad cristiana lo conservó y amplió con los recursos de la teología y la catequesis. El evangelio de Juan nos dice que Jesús encontró por el camino un asno y, cabalgándolo, hizo un gesto que lo remitía a los oráculos del profeta Zacarías. Según éste el futuro Rey de Israel entraría en la ciudad santa sencillo y humilde montando un asno como los antiguos príncipes del pueblo elegido. No sobre un caballo que era la cabalgadura de los conquistadores o de los ocupantes romanos. El pueblo, más agudo que los discípulos, vieron allí un signo de la llegada del reino de Dios y aclamaron a Jesús con vítores y ramas de olivos o palmas…

Aunque hoy casi no hablamos de reyes, y vivimos la ausencia de verdaderos líderes, la comunidad cristiana está invitada a reconocer a Jesús como su Señor y Maestro; a vivir con mayor entrega su seguimiento y a adecuar la vida y corazón a sus sentimientos de servicio y cercanía. Por eso la plaza de Andacollo se convirtió por un momento en un verdadero bosque de olivos y el pueblo repletó la Basílica mariana. El fugaz triunfo del domingo de Ramos era sólo la primicia y el adelanto de la victoria de Jesús sobre la muerte en la mañana de Pascua.

Tenemos 5 invitados conectado(s)