Gustavo Castillo, futuro diácono permanente

El día viernes, 3 de noviembre, ocho laicos casados han sido admitidos para su próxima ordenación diaconal en la Arquidiócesis de La Serena. Durante más de cinco años han estado estudiando y preparándose para este servicio en la iglesia. Son los Diáconos Permanentes, institución cada más recurrente y necesaria en la vida pastoral porque ellos amalgaman en su experiencia la vida matrimonial con todos sus desafíos y la vida sacerdotal en la que ellos participarán en el tercer orden, es decir, a continuación del obispo y del presbítero. Es importante señalar que esta postulación al ministerio diaconal debe tener el consentimiento de las esposas las cuales deberán asumir generosamente los compromisos de sus maridos y las consiguientes ausencias del ámbito familiar por motivos apostólicos.

Gustavo Castillo, el futuro diácono permanente andacollino, ha sabido combinar sus estudios con un continuo y fructífero apostolado en el valle del Limarí, especialmente en Carén, donde realiza las liturgias dominicales en ausencia de sacerdote y demás tareas típicas de su competencia con la clara aceptación de la comunidad. El sábado anterior, es decir el 28 de octubre, Gustavo recibió de su Párroco, P. Eduardo Huerta, el cuidado pastoral de la capilla Sagrado Corazón, en la Población 25 de Octubre, tarea que él y su esposa, la Sra. Norma Vicencio han asumido con mucha responsabilidad. Los felicitamos y les auguramos un fecundo ministerio.

Fotos: www.arzobispadodelaserena.cl